¿Que quieres ser de mayor?

– Y tu que quieres ser de mayor? -preguntó la maestra

– Yo quiero ser feliz

– No, no me has entendido, a que quieres dedicarte?”

Esta pequeña anécdota es suficientemente elocuente. La educación actual se orienta a crear trabajadores productivos y especializados para el sistema. No tiene esto, per se, nada de malo, al fin y al cabo la educación debe prepararnos para nuestra vida futura. Las connotaciones negativas aparecen junto con las anécdotas que a todos nos suenan:

Que quieres ser de mayor?

– Músico!

– Pero ese no es un trabajo de verdad”

Nos han marcado lo que son trabajos de verdad y lo que no lo son. Lo que es adecuado y lo que no lo es. Así desde pequeños la creatividad de los niños parece acotarse para que pueda servir a lo que debe servir. La verdad es que no se a que debe servir. Desde pequeños los niños son premiados, no por lo que son o quieren ser, si no por lo que deben llegar a ser. Son recompensados por lo que se espera de ellos. Así poco a poco la creatividad queda acotada a los márgenes de lo que se entiende tolerable.

Es más que evidente que vivimos en la era de la información y de las comunicaciones. Es algo anunciado a bombo y platillo en cada tertulia, en cada canal de televisión, por cada empresa. Sin embargo, en esta sociedad de la información y las comunicaciones, no aprendemos en la escuela a debatir, a hablar o a expresar nuestros sentimientos. Las “tertulias” de televisión son el mejor ejemplo de ello, los “debates” políticos no le están a la zaga. Tratar de mantener una discusión constructiva, civilizada y sin ataques personales parece hoy cosa de extravagantes y bohemios. ¿Como ha perdido la comunicación tanta importancia en la era de las comunicaciones?

La educación de hoy no se preocupa de estos pormenores, no se preocupa de los aspectos que más afectan a la sociedad. La educación de hoy introduce a los niños en la competitividad, el éxito personal y monetario dejando de lado algunos de los valores que nos definen como sociedad, como comunidad.

Quizás sería mejor una educación en que los niños pudiesen expresarse con libertad. Donde lo que se espera de ellos y lo que ellos quieren llegar a ser pueda ser lo mismo. Por supuesto esto no implica eliminar la educación, tan sólo decidir qué valores son los que son importantes para nosotros como sociedad y si a raíz de ello la educación no va dando tumbos cada vez que hay elecciones tanto mejor.

Anuncios
¿Que quieres ser de mayor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s