Verdades de este mundo

La verdad es de cada uno, la fe del que la quiera”

No se si es mía esta frase o si en alguna ocasión se la oí a alguien y no recuerdo a quien. En caso de que se la haya oído a alguien espero me perdone por robársela y me permita usarla aquí.

Nadie tiene las verdades absolutas, las verdades son de cada uno. Es esta una afirmación que me compromete enormemente, pues ella misma es una paradoja. Ya demostró Gödel que no se puede hacer una afirmación de este tipo sin caer en una contradicción, aún así me gusta la paradoja que encierra.

Las convicciones de cada uno no son menos ciertas por entrar en conflicto con las convicciones de los demás. Es necesario que cada cual sea capaz de valorar las opiniones y creencias, las verdades de los demás, e incorporarlas a las suyas según más le convenga. A veces convendrá incorporarlas completamente otras solo parcialmente. Es necesario cultivar un espíritu crítico y una capacidad de razonamiento fuerte y respetuosa para poder mantener esta postura. Es por ello que, como comentaba en otra entrada, la educación en las capacidades de comunicación y la educación emocional deberían estar presentes en la sociedad actual.

Todos, independientemente de la edad y la posición social, deberían ser capaces de ejercitar el pensamiento crítico y no aceptar ciegamente las enseñanzas o creencias de los demás, eso se llama fe. ¿Cuantas veces el “respeto” a los mayores ha impedido a un niño discutir una idea? ¿Cuantas veces el respeto al profesor ha sido motivo para que un alumno, incluso en la universidad, no reciba respuesta a una pregunta? No se debe confundir el respeto con la capacidad crítica, son cosas distintas. No por estar en desacuerdo con una idea se muestra una falta de respeto al que la defiende. No por permitir la crítica se debe dejar de lado la educación.

Hay ocasiones en que hacer uso de la autoridad será la única manera de conseguir un objetivo. Acaso en ocasiones será este un objetivo legítimo y con la mejor intención, pero hacer caso a la autoridad no tiene porque ir reñido con cuestionarse el trasfondo de esa autoridad. Si la consideramos legítima y la aceptamos como verdadera cumpliremos mucho más convencidos con nuestros deberes.

A fin de cuentas, la verdad es una cuestión espinosa porque cada uno la entiende a su manera. Dicen que la historia la escriben los vencedores. También dicen que el futuro lo escriben los poderosos. Hoy internet abre la puerta a las ideas de muchos y no solo de poderosos o vencedores. Parece claro que tenemos donde escoger. Es entonces esencial desarrollar la capacidad crítica y ser capaces de disponer de nuestras propias ideas, de nuestras propias verdades.

En este blog yo escribiré mis verdades, lo son ahora e igual lo serán por un tiempo, quizás no por siempre. Aún así igual encuentran a alguien que pueda convertirla en las suyas o que pueda aprovechar una parte. Acabaré entonces el post igual que empezaba:

La verdad es de cada uno, la fe del que la quiera.”

Anuncios
Verdades de este mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s