Tu vida en 8 Kg

Hay ocasiones en las que es fácil confundir el ser con el tener”

Vivimos en una sociedad en la que el poseer las cosas en una de las señas de identidad más importantes asociadas a las personas. Nos encontramos sepultados por anuncios y productos. Los centros comerciales se han convertido en centros de ocio y entretenimiento. El poder comprar ha llegado a convertirse en un potente antidepresivo. Por supuesto, es difícil hablar por todos, pero todavía recuerdo como un conocido me explicaba que después de dos mudanzas tenía cajas de la primera todavía sin abrir.

¿Realmente necesitamos todas las cosas que tenemos para poder vivir? ¿Definen nuestras posesiones la persona que somos? Cuando emprendí el viaje, tomamos la decisión de hacerlo cargando únicamente con 8 Kg a la espalda. No son muchas cosas 8 Kg y al principio te asalta la incertidumbre. Después de un tiempo no sólo descubres que es suficiente si no que incluso te planteas si te sobra alguna cosa.

Hemos desembarcado en un mundo en el que vendemos nuestro tiempo para poder comprar cosas que disfrutar en el tiempo que hemos vendido. Vivimos con prisas, tomando grandes y difíciles decisiones cada día, sacrificando momentos de estar con los que queremos para venderselos a otros, dejando de lado las cosas superfluas e infantiles, porque cuando una madura debe tomar responsabilidades. Vendemos nuestra vida para comprarnos una mejor.

No se puede renunciar a comer, ni a tener un sitio donde vivir, pero igual es posible vivir con menos. Substituir muchas de las cosas que poseemos o de los deseos que tenemos por una vida más sencilla. Disfrutando de las experiencias, de la gente, del arte. Quizás al intentar vivir con menos sea posible desprenderse de muchas necesidades que nunca han llegado a serlo. De esta manera podrían desaparecer parte del estrés y de las difíciles decisiones de cada día.

Un buen experimento puede ser el de irse a ver el mundo con 8Kg a la espalda, aunque sin duda el mejor sería identificar los tres primeros momentos felices que nos vengan a la cabeza e intentar ver con que los relacionamos. Una persona no es lo que tiene, es lo que vive y las relaciones que crea y mantiene.

Anuncios
Tu vida en 8 Kg

Un comentario en “Tu vida en 8 Kg

  1. luis ezquerra dijo:

    Es cierto, pero siendo una verdad que todo el mundo admite en el plano teórico, cuando vives con comodidad y unas posibilidades consumistas altas, nadie practica realmente. Te dejas llevar por el consumo acelerado. Se convierte en una forma de vida que no llena con el tiempo, pero en el momento parece que te da algo. Sin embargo, es una forma ficticia y bastante vacía, pero ayuda a muchos a rellenar sus tiempos vacíos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s