¿Que le pasa a la gente?

Existen dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana; y de la primera no estoy completamente seguro.”

Le tomo prestada está frase a Einstein para empezar este nuevo post. Un inicio y un post que sean quizás demasiado duros porque todos hemos hecho estupideces. Viajando he visto que se puede llegar a cocinar con la nevera abierta o dormir con las luces encendidas por miedo a los espíritus. Aunque son gastos que quizás no tienen mucho sentido, más cuando la familia que deja la luz abierta toda la noche a duras penas tiene para comer, son situaciones que puedes llegar a entender.

Pero en ocasiones al observar a la gente te preguntas si este mundo ha evolucionado algo desde la época en que el pueblo iba a ver a los cristianos devorados por los leones en el circo. Hace un tiempo, pero ya estando de viaje, leía sobre una mujer que mató a un pájaro porque intentaba sacarse una foto con él.

En Camboya quizás la tolerancia a determinados comportamientos ha llegado a mi límite de la comprensión. El mensaje después de las aberraciones que se vivieron en las últimas guerras parece claro: hay cosas que no se pueden tolerar, hay desgracias que no deben volver a suceder. El caso del holocausto con los judíos, la dictadura de Pinochet, la dictadura de Pol Pot y otras similares. Por tal de que no se repita, las organizaciones de todo el mundo hacen considerables esfuerzos por mantener la memoria de estas tragedias.

No entiendo que alguien se suba a una pagoda sin camiseta cuando no está permitido subir a las pagodas ni entrar en el recinto religioso mostrando los hombros (ni para hombres ni para mujeres). No entiendo que la gente espere a que no mire nadie para entrar con zapatos a los templos budistas o hinduistas. Son muestras de una falta de respeto por la cultura y las tradiciones sorprendentes.

Pero aunque esto se ve en todos los países y en todas las culturas, lo que más me sorprende llegó en estos lugares en que se intenta preservar la memoria de hechos atroces.No entiendo como puede alguien hacerse fotos sonriendo en Tuol Sleng, un centro de tortura camboyano, al lado de las fotos de los prisioneros que murieron allí. No entiendo como alguien puede grabar un video en el mismo centro donde se enfoca de vez en cuando sonriendo, mientras escucha los testimonios de los propios carceleros explicando como torturaban allí a la gente. Menos aún entiendo que alguien vaya a Chown Ek, un centro de exterminio Camboyano, donde hay una pagoda con 17 pisos de cráneos humanos, que son sólo una parte de los que se encontraron y entre al recinto riendo, haciendo broma y bebiendo cerveza.

No me entran en la cabeza estos comportamientos, pero después de darle muchas vueltas, tampoco quiero entenderlos. Creo que este tipo de comportamientos deberían desaparecer y eso quizás pase por una mejor educación o por eliminar los odios que todos cargamos. La verdad es que no tengo ni idea, pero no me gusta ver a alguien grabando con la “go pro” un centro de tortura mientras habla con sus amigas como si estuviese grabando un paseo por la playa.

Anuncios
¿Que le pasa a la gente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s